Información general

Recomendaciones para el uso y consumo de agua segura

Los Ministerios de Salud de Nación y de Misiones brindan una serie de recomendaciones para el uso y consumo de agua segura para prevenir enfermedades diarreicas y el síndrome urémico hemolítico.

25/01/2022

El agua segura es aquella que, por su condición y tratamiento, no contiene gérmenes ni sustancias tóxicas (contaminantes) que puedan afectar la salud de las personas.

El agua potable suministrada por la red (agua corriente) y el agua envasada poseen tratamientos y controles sanitarios que la hacen segura. En cambio, otras fuentes de aguas no son seguras, como las provenientes de fuentes superficiales, como ríos, arroyos, vertientes, o las de pozos, aljibes o cisternas domiciliarias. En estos casos el agua puede estar contaminada, y no siempre se nota por su apariencia, olor o sabor.

Por ello es importante en estos casos seguir alguno de estos métodos ,si el agua no es segura:

-El agua puede hervirse en un recipiente tapado, entre 5 a 10 minutos. Luego debe dejarse

enfriar y vaciarse directamente al vaso o recipiente para su consumo, y consumir dentro de las 24 hs en lo posible.

También pueden colocarse 2 gotas de lavandina concentrada por cada litro de agua, y dejar reposar durante 30 minutos antes de consumirla.
Usando agua segura podes prevenir enfermedades, muchas de éstas son causantes de diarreas y deshidratación grave.

Usá el agua segura para:

Beber
Hacer hielo
Lavar los alimentos
Hacer infusiones
Lavarse los dientes
Cocinar

¿Cómo almacenar el agua segura?

Guardá el agua en recipientes limpios y con tapa, preferentemente de plástico, que tengan un pico o boca que permita sacar el agua sin meter recipientes o vasijas que la puedan contaminar.
Los depósitos de almacenamiento deben estar en lugares donde el agua no pueda ser alterada, lejos del contacto del suelo y fuera del alcance de animales.
Al vaciarse totalmente, desinfectá los recipientes con lavandina y luego enjuagalos con agua segura antes de llenarlos otra vez.
Limpiá el recipiente y cambiá el agua regularmente.

Consejos para evitar la deshidratación:

Toma más líquido del habitual (8 vasos de agua segura a diario). Evitá las bebidas azucaradas y el alcohol.
Llevá una botella de agua siempre con vos.
No esperes a tener sed para hidratarte.
Serví agua para acompañar todas las comidas.
En tu casa, tené siempre disponible una jarra de agua segura.
Ofreceles agua frecuentemente a tus hijos y a los adultos mayores .
Una buena opción para hidratarte son los licuados con agua segura, jugos naturales exprimidos, preferentemente con frutas de estación y sin agregado de azúcar.

Consejos para Cuidar el Agua

El agua es un bien escaso, y por lo tanto debemos cuidarla entre todos. Por eso, tené en cuenta los siguientes consejos.

No dejes canillas abiertas, goteando, o con pérdidas sin reparar.
No te olvides la manguera abierta mientras regás, o cuando barrés el patio o la vereda.
Cuidá el agua cuando te higienizás (baño, lavado de cabeza, lavado de manos).
Regá durante las horas de menos calor: al reducirse la evaporación necesita menos agua.
Reutilizá el agua que no es para consumo: por ejemplo, el agua del termo que ya se enfrió, puede servir para pasar un limpiar el piso.
Usá la cantidad justa de detergente y jabón en polvo: de esta manera no será necesario mucho enjuague y contaminás menos.
Elegí detergentes biodegradables (leé el envase antes de comprarlos para reconocerlos).
No contamines el agua de arroyos y ríos con restos de sustancias tóxicas (pinturas, solventes, cementos, adhesivos).
No arrojes envases o desperdicios de comidas, latas, aceites, combustibles o insecticidas cerca de arroyos o ríos.

Fuente: Prensa Ministerio de Salud Pública.

Etiquetas: ,